Empatía

Las decepciones nos amordazan el alma y queremos salir a gritar con desesperación para liberar todas las emociones que nos afloran a borbotones. Aparecen la frustración, la rabia, el desaliento, la tristeza y tantos otros sentimientos que nos quedamos sin conceptos para definir lo que nos pasa.

Son esos momentos en los que, generalmente, actuamos irracionalmente, presos de impulsos y casi siempre nos arrepentimos y hasta avergonzamos de lo que decimos, de lo colorado y acalorado de nuestros rostros, de lo vehementes y ridículos que nos vemos. Estamos ciegos, apáticos, desmedidos.  Leer el resto de esta entrada »

Anuncios