Respuestas

Quise poner en práctica la teoría que asegura una vida más simple y saludable cuando interpretamos silencios en lugar de pedir respuestas.

No obtuve buenos resultados, pero conseguí confirmar que la distancia infinita que trazan el olvido y la indiferencia es aturdidora.

Sospecho que sólo la luz de las respuestas trae consigo el hallazgo del silencio. Forzar lo contrario supondría una pose que sazonaría el ruido.