Callada

Los campanazos estremecedores que me incomodaban enmudecieron y, tal como suponía, el silencio comenzó a inquietarme. Apagado el fervor, los recuerdos se tornaron bondadosos y hasta olvidé mi insistencia por callarla.