Ícaro

Aún mi vuelo no ha sido lo suficientemente alto como para conocer el daño que podría provocar el calor del sol sobre mis alas. Pero si dejo que la espuma del mar las humedezca, nunca lo sabré.

Podés seguirme en Twitter y en Facebook.